11 oct. 2016

La Coneja por el mundo: Haro [La Rioja]


¿Qué hay, conejos? :) Empezamos bien la semana con una entrada con las fotos que hice en mi excursión a Haro, un pequeño pueblo de La Rioja rodeado de bodegas y naturaleza. Ya os comenté por Twitter que siento mucha envidia de los que vivís en el norte, porque tenéis mucho verde prácticamente todo el año y los del sur vivimos en un secarral de mala muerte. Si no fuera por la playa, sólo vendrían a vernos los camellos. Bueno, no me enrollo más, ¡espero que os gusten! ^^



OTROS DIARIOS DE VIAJES


PARA MÁS FOTOS, ¡SÍGUEME EN FLICKR E INSTAGRAM!
https://www.flickr.com/photos/neus-martinez/ https://www.instagram.com/gofredecaramelo/



DÍA 1 || LLEGADA

Salimos de Alicante a mediodía y el viaje en coche hasta Haro duró, más o menos, siete horas. La verdad es que la ida se me hizo más llevadera que la vuelta, supongo que fue porque paramos más veces y pude estirar las piernas (además de que dormí un rato largo). Bueno, llegamos a la hora de la cena, así que, como sabéis, no me llevé la cámara. Sin embargo, puedo decir con total seguridad que, por muy buena que esté la pasta italiana, en España se come como en ningún sitio: los pinchos estaban genial. O, a lo mejor, era por toda el hambre que tenía acumulada. 


DÍA 2 || IGLESIAS, MIRADORES Y DANDO UN PASEO



En la primera foto, podéis ver lo que os he dicho del verde del norte. En fin, me quedan las fotos de recuerdo. Estos dos miradores están situados cerca de la iglesia de Santo Tomás y desde ellos se puede ver (1) los alrededores de Haro, con sus bodegas y cultivos de vid, y (2) el pueblo en sí, que me pareció muy bonito, con un encanto especial. 


A la izquierda, el campanario de la iglesia de Santo Tomás. A la derecha, más verde. Tengo obsesión por el verde, como no lo veo nunca... Abajo, puede verse claramente que pasamos hambre. Sin embargo, he de decir que los cupcakes no eran cupcakes, eran magdalenas con nata montada. Ahí me habéis fallado mucho, norteños.



Me sorprendió mucho ver un Banco de España en un pueblo tan pequeño


El día comenzó nublado, pero el sol se fue asomando tímidamente hasta que, a la hora de comer, ya no había ni una sola nube en el cielo. De hecho, fue toda una suerte que no nos lloviera ni un sólo día de los que estuvimos allí (de verdad, me subo a ver si cae alguna gota y me llevo el buen tiempo conmigo).

Basílica de Nuestra Señora de la Vega

Estas esculturas están por todo el pueblo y representan escenas de la vida cotidiana



DÍA 3 || ERMITA DE SAN FELICES Y EXCURSIÓN POR EL RÍO

Y, por supuesto, no me podía perder el rincón donde se celebra la Batalla del Vino cada año: la Ermita de San Felices. La subida fue un poco complicada, no porque no hubiera escaleras ni nada (que las había y muy buenas), sino porque yo hacía meses que no me movía de la cama ni para ir a la nevera, así que imaginad cómo llegué. De hecho, hasta los buitres se nos acercaron al vernos: hoy ceno, pensaron seguro, qué malditos. Menos mal que una vez arriba, se me pasó el cansancio. Las vistas son preciosas.




Nuestro acosador particular


La bajada se hico mucho más ligera, ¡gracias, gravedad! La siguiente parada fue un afluente del río Ebro que pasa cerca de Haro. Si os digo la verdad, no me quedó muy claro si era un afluente o si era el Ebro. Lo único que sé es que era un río y, de esos, he visto pocos. Mar, todo el que quieras.


Primeros indicios de otoño






Ya se me conoce a nivel local como la pesada que le hace fotos a todo. Aparte de hacer algo de senderismo y comer pinchos, nos dedicamos a descansar, al menos yo, que la semana anterior pasé cinco días de constante estrés en Roma. Hice mi primer chinchón (de copas, del uno al siete) y me comí unas verduras a la barbacoa bien ricas. Siento no poder contar nada más jugoso, pero, a veces, las mejores cosas parecen las menos interesantes.


DÍA 4 || VUELTA

Conforme bajábamos a Alicante, el paisaje se volvía cada vez más marrón (excepto a la altura de Alcoi, que tenéis bastante verde, por cierto). Llegué a casa a la hora de cenar y mis hijos me estaban esperando ansiosos y hambrientos. Es lo que tiene ser madre :')


☕   ☕   ☕


¡Y hasta aquí mi escapadita al norte! ¿Qué os contáis?
 ¿Sois de allí?  ¿Habéis estado alguna vez?
¡Os leo en los comentarios! ^^

7 comentarios:

  1. ¡Hola! Qué bonitas fotos *.* La verdad es que nunca he ido, y eso que lo tengo a una hora de casa. Pero después de ver lo bonito que es, iré seguro.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    Que bonitas las fotos y el sitio es precioso!!!!

    Besos :*

    ResponderEliminar
  3. Hola!!

    No sé qué es más bonito, si el paisaje o tus fotos! Qué envidia, te lo digo muchas veces, pero me encantan!

    En el norte sólo he estado una vez. Estuve por Bilbao y me encantó tanto verde, tanto fresquito y la comida tan buena que tienen por allí.
    Yo que soy de Barcelona, disfruté de poder ponerme una chaqueta en pleno agosto!
    Me encantaría visitar muchísimo más de esa zona, la verdad

    Besos!

    ResponderEliminar
  4. La Rioja es uno de los sitios de España que me queda por visitar y tendré en cuenta esta entrada si algún día lo hago. Un besote :)

    ResponderEliminar
  5. Ay, pero que precioso. A mi me encanta viajar por el mundo y más a pueblos.
    Que envidia que tu estás hasta allá por España y yo en México. Quiero conocer algún día, tienen lugares preciosos.
    Ya te sigo :)

    abrazos ( de oso )

    ResponderEliminar
  6. Hola¡¡ Que lugar mas bonito se ve¡¡ Ojala pudiera viajar yo tanto como quisiera¡ Un besitoo

    ResponderEliminar
  7. Wow, me encanto esta sección que recién descubro en tu blog. Me encantan tus fotografías, creo que son muy coloridas y frescas. El paisaje es precioso.

    Saludos!!!!

    ResponderEliminar