27 sept. 2016

La coneja por el mundo: Roma


¡Hola! Hacía un montón que no subía entrada en esta sección, ¡y ya era hora! Esta vez, os traigo las fotos del viaje familiar que hicimos a Roma la segunda semana de septiembre. Ha sido la primera vez que he pisado Italia y me llevo un grato recuerdo de las calles maravillosamente asfaltadas [ni se os ocurra llevar tacones] y la completa ausencia de papeleras. ¡Vamos allá!


OTROS DIARIOS DE VIAJES


PARA MÁS FOTOS, ¡SÍGUEME EN FLICKR E INSTAGRAM!
https://www.flickr.com/photos/neus-martinez/ https://www.instagram.com/gofredecaramelo/


DÍA 1 || LLEGADA, FONTANA Y PLAZA NAVONA

Aterrizamos a mediodía y llegamos a Roma a eso de las tres. Comimos en una trattoria cerca del hotel y nos tomamos un café bien cargado para poder aguantar toda la tarde. Las trattorias son más baratas que los ristorantes, todas ofrecen menús y precios más o menos similares y no cierran en todo el día. El precio de la comida ronda el mismo que en España, pero la bebida es muy cara (una botella de agua te puede costar hasta cuatro euros). Y no sólo te cobran por el pan sino que incluso lo hacen por el servicio. ¡Cuidado! Si pone que el servicio no está includio, la cuenta va a subir, por lo menos, diez euros. 


En Roma, todo el mundo tiene mucha prisa y el tráfico es una locura. No es como lo cuentan en las pelis, ¡es peor! A mí casi me atropellan. Estaba pasando por un paso de peatones con el semáforo en verde y, por lo visto, a esta gente les regalan el permiso de conducir en una tómbola. La mayoría se desplaza en moto, supongo que por el problema del aparcamiento, y, como ya he dicho, hacen lo que les da la gana (sentido contrario, saltarse semáforos, etc.). Es la ley del más fuerte.


Al fondo, la Cúpula de San Pedro (Vaticano)
 
Fontana di Trevi
¡Y, por fin, una de las maravillas turísticas de la ciudad! La Fontana di Trevi, mucho más impresionante y transitada de lo que esperaba. La tradición dice que debes tirar una moneda para pedir un deseo y dos para volver a Roma (bueno, una de las tantas tradiciones que se cuentan, claro). Sin embargo, lo que no te cuenta es la cantidad de turistas chinos con los que te tienes que pelear para poder acercarte al agua y hacer una foto decente. Bueno, al menos la batalla valió la pena porque es una preciosidad.

Plaza Navona
Sé que parece que no haya pasado nada de tiempo desde que salimos de comer, pero, llegados a este punto, habíamos andado más de tres horas y yo, personalmente, recuerdo estar agotada, sedienta y muy necesitada de una cama blandita en la que poner los pies en alto. Así que, tras la Plaza Navona, volvimos al hotel. Por la noche no me suelo llevar la cámara, pero saqué un par de fotos de la cena con la compacta de mi madre. 


La verdad es que tengo que felicitar a todos los cocineros romanos, porque comí como una reina todos los días. Claro que, siendo yo amante de la pizza, la pasta y los quesos, era de esperar que viniera hecha una bola. Las tablas de quesos se sirven con miel o mermelada, cosa que no sabía pero a lo que me acostumbré rápidamente. 


DÍA 2 || COLISEO Y FORO ROMANO

El segundo día tocaba visitar el Coliseo. Recomiendo MUCHO comprar las entradas por adelantado, porque la cola para la taquilla era tan larga que daba la vuelta (y era una vuelta muy grande). El Coliseo es IMPRESIONANTE, no tengo más palabras para describirlo. De verdad, creo que nunca antes me había sentido tan pequeña dentro de un edificio.




Supongo que la mayoría lo sabéis, pero os lo cuento igual, porque para eso me leí la guía en el avión. Al Coliseo le faltan piedras porque la gente se las fue llevando para hacerse sus casas, así que no creáis que ha sido el paso del tiempo únicamente el que ha deterioriado el monumento. Más cosas curiosas: las personas de más estatus social se sentaban abajo y las de menos lo hacían arriba. Así que, ¿quién creéis que estaba arriba del todo, pasando calor y sin ver absolutamente nada? Exacto: las mujeres. Además, las escaleritas para subir se las traen, ¿cómo lo hacían? Menos mal que nacimos cuando ya habían inventado el ascensor y ellas cuando aún no habían inventado los tacones. Después de esto, fuimos al Foro, que está justo enfrente.




Lo más interesante del Foro son las ruinas relacionadas con las vestales, las sacerdotisas encargadas de mantener vivo el fuego. Eran sacerdotisas elegidas de entre las chicas de clase alta que debían cumplir treinta años de servicio y, después, tenían privilegios varios, como poder comprar tierras y no casarse. Las ruinas son laberínticas y lo pasamos muy mal intentando salir de ellas: hacía mucho calor, llevábamos andando ya un rato largo (más de tres horas) y los romanos no tienen bien asimilado el concepto de señalética eficiente. 

Esa noche cenamos en el Trastevere, que es un conocido barrio bohemio al otro lado del río. Como ya he dicho, no me llevo la cámara por las noches, lo que fue una pena porque el sitio es precioso. Se trata de un entramado de callejuelas llenas de tiendas y restaurantes pintorescos. Os recomiendo muchísimo este sitio, PERO MUCHO MUCHO.


DÍA 3 || PLAZA VENECIA Y VATICANO

El tercer día, por fin, fuimos al Vaticano. Si vais a visitarlo, comprad las entradas antes y, si podéis, coged un guía, porque de esta forma os ahorráis muchas colas y muchas vueltas. Además, mi guía fue de lo más simpática y nos lo explicó todo muy bien. 

Plaza Venecia

Río Tíber y Cúpula de San Pedro al fondo (entrando al Vaticano)

Trastevere

Plaza de San Pedro (Vaticano)
Nos encontramos con una gran presencia policial y miles de personas en la Plaza de San Pedro. El porqué lo supimos al mirar a las pantallas y ver que el Papa estaba dando misa. Había más gente ahí dentro que en un concierto de Nirvana, para que os hagáis una idea. Además, me registraron el bolso cinco veces. CINCO. Menos mal que el sitio es impresionante, me lo podrían haber registrado cinco veces más si querían. 

Museo Vaticano

Museo Vaticano

Cúpula de Miguel Ángel
Por si no se notaba, estoy obsesionada con los techos, especialmente con los que son tan preciosos como estos. El Vaticano es el país más rico del mundo y os aseguro que tiene que ser verdad, porque nunca en mi vida he visto tanta obra de arte junta. La Cúpula de Miguel Ángel es visitable. Ahí donde la veis (tercera foto) es una subida de sesenta pisos (pero te dejan que subas los treinta primeros en ascensor si pagas ocho euros). Aquí quedaría genial una foto de la Capilla Sixtina, pero está prohibido hasta sacar la cámara ahí dentro, así que os la tendréis que imaginar. Yo, por mi parte, no pude evitar soltar una lagrimilla, ¡es una puta maravilla! (Y eso que, por lo que dijo la guía, Miguel Ángel casi rechaza el encargo porque "no sabía pintar".)

Plaza de San Pedro

La Piedad (MIguel Ángel)
Esta es la última foto que saqué del Vaticano y dejadme que os diga que los turistas chinos se estaban empezando a poner agresivos de verdad. La visita duró cinco horas (desde las 11 hasta las 16), así que, después de comer y con todo el cansancio del mundo, me tuve que echar una siesta y darme una ducha. 


DÍA 4 || PLAZA DE ESPAÑA Y DANDO UN PASEO 

Antes de entrar en materia, dejadme que os cuente por qué me dio un ataque de ansiedad en el metro de Roma. A ver, estaba lloviendo y Roma sólo tiene dos líneas de metro, así que os podéis imaginar la de gente que había. Los trenes venían llenos hasta los topes y casi no se podía ni bajar. Después de veinte minutos en un estado de compresión constante y de no poder respirar con normalidad, empecé a llorar y a hiperventilar. En fin, a lo mejor es que soy de pueblo, pero he subido a otros metros (Londres, Madrid, Barcelona y Oslo) y nunca me había pasado nada parecido. Al final, opté por un taxi y ya está. 

Plaza de España
La Plaza de España era el lugar de encuentro de los peregrinos españoles que viajaban al Vaticano. Curiosamente, en esta zona encontramos un montón de tiendas de ropa demasiado cara para cualquiera de nuestros bolsillos: Chanel, Cartier, Burberry y MiuMuy entre muchas otras. Pero, bueno, mirar es gratis.

Templo de Adriano

Una iglesia cualquiera
Si vais a Roma, tenéis que entrar a ver las iglesias: cualquiera de ellas, todas ellas. Está claro quién tiene dinero en la ciudad y para qué lo usa. Mientras que las calles están sucias, los pasos de peatones borrados y no se ve ni un sólo contenedor, las iglesias están como si acabaran de construirlas. 



DÍA 5 || DE VUELTA A CASA


Tras un desayuno copioso y otro café bien cargado (perdí la cuenta de todo el café que bebí) en la cafetería de la esquina antes de que comenzara a llover torrecialmente, nos dispusimos a cerrar las maletas con tristeza. Roma te deja con una sensación agridulce: a pesar de todo lo malo (el tráfico, los turistas, los precios), no vas a querer irte. Todo se le perdona. De hecho, espero que esa segunda moneda que milagrosamente tiré a la Fontana di Trevi haga efecto y pueda volver. 

Arrivederci, Roma!

20 comentarios:

  1. Hola!

    Que viaje tan bonita, me encanta las fotos, mi hermano estuvo el año pasado y volvió enamorado y también comentas todo lo que tu dices del tráfico, lo caro que es y la suciedad, pero le mereció la pena :)

    Besos :*

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de volver. A Roma fui con el instituto, de lo que no me quejo, porque el profe de historia es de los mejores guías que he tenido en mi vida. Me gustaría poder redescubrirla, pero más a mi aire. Lo de volver hecha una bola es señal de que lo disfrutaste, además que también se viaja comiendo. Yo acabo de volver de un viaje en coche por Francia y estoy igual :P

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Tu viaje me ha traído muy buenos recuerdos porque yo estuve en dos ocasiones con mi familia, una en verano y otra por Navidades y las dos las disfruté mucho. Es verdad todo lo que dices sobre la manera de conducir, lo caro que es sentarse a comer porque te cobran hasta los cubiertos... pero es una experiencia única. Y el barrio del Trastevere es realmente bonito.
    Me alegra que lo hayas disfrutado tanto.
    Besos ;)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! ^^
    Mi hermano y su pareja fueron hace varios años a Roma, y también les encantó. Me contaron esa tradición (que yo no conocía) de que si tiras dos monedas a la Fontana di Trevi vuelves a Roma. Obviamente también lo hicieron, jeje. En Roma hay muchos sitios bonitos para ver (que pasada el Coliseo) así que es normal que sea el primer destino turístico. Y obviamente si viajas a Italia tienes que aprovechar y ponerte las botas comiendo xD
    Qué buena pinta tiene esa tabla de quesos! Bueno, y todo lo demás :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Que hermosooo! A fin de año voy a Roma y esta entrada me ha dejado con muchas mas ganas *-* que lugares mas lindos ay
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! El año que viene voy yo cinco días y no puedo estar más emocionada. Espero que lo hayas disfrutado mucho <3

    ResponderEliminar
  7. ¡Holaa!
    Siempre he querido visitar Roma, es algo que tengo pendiente desde hace muchos años y espero poder cumplirlo pronto.
    No sabía lo de las trattorias, pero me lo apunto porque tengo entendido que en Italia los lugares de comida cierran muy temprano y tienes que estar pendiente. Lo de que una botella e agua puede costar hasta 4€ lo sabía, es una pasada... y no sabía lo del servicio, guau, 10€ O_O vamos, que hay que ir con muchísimo cuidado a la hora de comer, por lo que se ve.
    Lo del tráfico no esperaba que fuera tan radical O_O
    Sabía que la Fontana di Trevi se acumula de turistas, pero mi madre xD me recuerda a la Gioconda en el Museo del Prado, que acercarte a ella es casi imposible (lo más cerca que estuve yo fue a 10 metros).
    El Coliseo tiene pinta de ser maravilloso visto en vivo *-* y los de las vestales no lo sabía. Me apunto lo del Trastevere (¿muy caro?).
    Mi pareja siempre me insiste en que visite el Vaticano y yo siempre le digo que no xD pero creo que tendré que replantearmelo (pero siempre llevo mochila y bastante cargada de cosas, si van a registrarme 5 veces voy a tardar una hora sólo con el registro).
    Lo de los trenes no me ha molado.. sufro de agorafobia y lo pasaría demasiado mal...
    Y lo de visitar iglesias... visité demasiadas en París y llené mi cupo de por vida, así que a no ser que me vea con muchas ganas no volveré a pisar una xD muchos menos si tiene tanta fastuosidad mientras las calles están sucias...

    La verdad es que con todo lo malo que has dicho, se me empezaron a quitar un poco las ganas de ir xD pero es un sueño desde pequeña y pienso cumplirlo, sobretodo si dices que no querrás irte.

    Besotes!!

    ResponderEliminar
  8. Hola!!!

    Estoy enamorada de tus fotos, en serio, qué preciosas te quedan.
    Yo fui a Roma hace muchos años, en cuanto pude, porque era una de las que más deseaba visitar. Y... me llevé una decepción. No sé si fue por la compañía (que tiene muchos puntos), la cantidad de andamios que me encontré, la suciedad de las calles, el tráfico (suscribo todo lo que dices) o un poco de todo, pero me esperaba más y me fui como desinflada.
    Quiero volver para ver si me enamoro de ella como todo el mundo, así que tendré que buscar una nueva fecha.
    Eso sí, el Coliseo es una maravilla e impresionante.

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Oh my Gadd!!! Tía, las fotos son ultrageniales, de verdad. El marco, el enfoque, la perspectiva... Muy chulas. Y menudo viaje se dio la coneja! Me ha gustado la entrada porque perfectamente podría coger, hacer un pdf y guardármela para cuando vaya a Roma (algún día tengo que ir, lo sé...) Me alegra un montón que, a pesar de lo malo, hayas disfrutado tanto :D
    Noomi.

    ResponderEliminar
  10. Holi holi caracoli. Ya te dije, te digo, y te diré que me encantan las fotos. He flipado con lo de las piedras porque lol y ay tiene que ser precioso poder ir y ver todo, quién pudiera... Jo, ¿por qué no has subido fotos de todas las cosis que compraste? ¿O sí lo has hecho pero por otro lado y no me acuerdo? Mmm... ¡Chao!

    ResponderEliminar
  11. Cómo me gustaría viajar ahí, nunca he estado y sé que es un lugar que me encantaría. Un besote :)

    ResponderEliminar
  12. Por favor que maravilla ❤ tiene que imponer ver todo eso en persona, cuanta cultura junta. Me alegro que lo hayas disfrutado tanto, a pesar de sus elevados costes (eso me pasó a mi en Francia) y el ruido, es lo que tiene las grandes poblaciones.
    Besos guapa 😊

    ResponderEliminar
  13. Hola!! Que bello todo, me alegro que lo hayas disfrutado a pesar de toda la locura que nos cuentas. Me encantaría ir a Roma, parece ser un lugar espectacular. Ojalá puedas volver y yo ir algún día :)
    Saludos, nos leemos pronto ♥

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola preciosa! La verdad y para ser totalmente sincera debo decirte que en estos momentos te odio lo que viene siendo bastante, principalmente porque estoy enamorada de Roma y nadie me lleva y no tengo dinero para irme sola jajaja. Pero gracias por compartir tu experiencia y esas pedazo de fotos que son preciosísimas.

    Un besazo y me alegro de que hayas disfrutado. ^^

    ResponderEliminar
  15. AAY NO QUE HERMOSO TODO, la verdad que envidia que hayas ido. Me alegra mucho que hayas tomado fotografías para compartirlas en el blog, es realmente hermoso allá c:
    Espero algún día no muy lejano poder ir y vivir una experiencia como la tuya :D
    ¡un beso!

    ResponderEliminar
  16. ¡Cucú! Me ha encantado leer el relato de tu viaje (: Yo estuve en Roma de viaje de fin de curso en segundo de bachiller y ME ENCANTÓ, a pesar de su caótico tráfico y los miles de turistas obstaculizando el paso por todas partes. También me gustó porque me alimenté todos los días a base de pizzas y helados (el helado que me comí en la plaza Navona ha sido el más rico que he comido JAMÁS, tengo que volver a Roma aunque sea solo para zamparme otro igual, jajajja).

    Y sí, la capilla Sixtina también me impresionó muchísimo, es perfección en estado puro... ¡y el Coliseo más de lo mismo! *-*

    Qué mal el ataque de ansiedad del metro, yo odio los metros, una vez me dio una bajada de tensión y me desplomé ahí delante de todo el mundo (o igual había tanta gente que ni me llegué a caer, algo bueno tiene que haber en ir como sardinas en lata xDDDD).

    ¡Un besazo Neus!

    ResponderEliminar
  17. Hola!

    me encantaría visitar Roma, viajar siempre ha sido una de mis tareas pendientes, pero la falta de dinero y tiempo siempre han hecho imposible que pueda viajar.

    besos

    ResponderEliminar
  18. Hola, que envidia me das, me encantaría ir a Roma, vamos visitar algunos lugares de Italia en general siempre ha sido mi sueño, pero ver todo lo que tu has visto sería el mejor comienzo de todos, me he quedado embobada con las fotos, todas geniales, me alegra que disfrutaras tanto con tu viaje.
    Un beso, nos leemos.

    ResponderEliminar
  19. que hermoso yo que nunca he podido salir de mi pais T_T

    ResponderEliminar
  20. ¡Roma! *^* Yo nunca fui a Italia, pero estoy deseando visitar sus calles, sus museos, sus iglesias y sus escondites. Además que eso es algo que me gusta mucho; los romanos, su cultura, los sitios que se conservan.. Me parece fascinante. Las fotos que has hecho son preciosas, y me alegro un montón que disfrutaras tanto de tu viaje. Espero que puedas volver a encontrar más sitios bonitos a Italia y a más países!! Un beso:)

    ResponderEliminar